Alquiler de coches Suiza

Ahorre tiempo y dinero. Nosotros comparamos por usted las ofertas de las compañías de alquiler de coches en Suiza.

Para poder utilizar este sitio su ordenador debe aceptar cookies.

Nosotros comparamos todos proveedores reconocidos

Alquiler de coches Suiza

EasyTerra Alquiler de Coches Suiza es un sitio web independiente de comparación de precios de alquiler de coches. Nuestro sistema compara los precios de reconocidas compañías de alquiler de coches, por lo cual como cliente, usted siempre puede reservar su coche a través nuestro a una tarifa competitiva.

Opiniones recientes

Calificación media: 9.5 de 10 Número de opiniones de clientes: 11
Avis Aeropuerto de Basilea
“Buena relación calidad-precio”

“Buena organización, pero verifique detenidamente las empresas con las que trabaja. Las condiciones pueden ser diferentes, especialmente en relación con el combustible.”

11-03-2015 08:29
Europcar Aeropuerto de Ginebra (Suiza)
“¡Es fácil!”

“Rápido, calidad y valor por el dinero.”

10-03-2015 20:19
Citer Aeropuerto de Ginebra (Francia)
“Empresa de alquiler de automóviles con buenas ofertas”

“En resumen, estoy satisfecho con EasyTerra. He alquilado un automóvil en varias oportunidades; las tarifas están bien.”

10-03-2015 19:00

Información sobre Suiza

Introducción

Suiza es un país relativamente pequeño ubicado en el centro de Europa. Oficialmente, Suiza no tiene capital. Desde 1848 la ciudad federal es Berna. La arquitectura en el corazón de la ciudad tiene un valor monumental. Otras ciudades suizas famosas son Ginebra, Zúrich y Basilea.

Los turistas visitan Suiza principalmente para admirar la hermosa naturaleza. Los magníficos Alpes son muy concurridos. Los tres picos del Eicher, Mönch y Jungfrau forman una imagen idílica y generalmente se los menciona juntos. Los senderistas pueden adentrarse en las praderas alpinas y los caminos de montaña, no solo por las adorables rutas, sino también por el aire puro. Los límpidos lagos azules suizos con sus aguas heladas son un regalo para los ojos. Además, Suiza es un destino popular para los deportes de invierno. Cada año, muchos esquiadores y quienes practican snowboard son guiados a las pistas para disfrutar de la nieve. Complejos de esquí famosos son Davos, Sankt Moritz y Zermatt. Suiza es un próspero, hermoso y, especialmente en invierno, muy sociable país.

Historia

En 1291 comenzó a existir el estado federal de Suiza. Las tres comunas rurales Uri, Schwyz y Unterwalden, fundaron una confederación desde la cual emergería la actual Suiza.

Antes de esta época, en la Edad de Piedra, los alrededores de la actual ciudad de Chur eran habitados por tribus. Algunos restos que se encontraron tienen once mil años. Otros tesoros datan de alrededor del año 3800 a. C. La zona ha sido continuamente habitada desde mucho tiempo atrás. La Edad de Piedra, La Edad de Cobre y la Edad de Bronce, todas vieron ir y venir a distintos pueblos. La mayoría de ellos eran cazadores y recolectores.

Los helvetii, lepontii, sadunia y raetians descubrieron sus caminos en las montañas e hicieron de ellas su casa. Cerca del 1500 a. C. tribus celtas se establecieron en varias partes de la actual Suiza. En el siglo I a. C. los helvetii trataron de conquistar Gallia. Sin embargo, fueron derrotados y expulsados por Julio César.

Durante el primer siglo d. C., los Alpes pasaron a estar bajo el reinado del emperador romano. Esto tuvo importantes implicaciones para la cultura, la cual se romanizó. La actual Avenches, en el cantón Vaud, se convirtió en el centro administrativo de los romanos. Hasta el día de hoy se puede admirar el anfiteatro en Avenches.

En el siglo III de la era cristiana, las llanuras de Suiza fueron ocupadas por los alamanni. Las tribus galo-romanas se retiraron hacia las montañas. Así fue como la lengua alemana se introdujo en Suiza y desaparecieron las lenguas romanas en los Alpes.

El cristianismo se introdujo en Suiza en el siglo IV. Se construyeron las primeras iglesias y se fundaron los primeros obispados en Ginebra, Basilea y Sion. Hasta el siglo VII los cuantiosos grupos de alamanni en la parte oriental de Suiza mantuvieron su propia religión. Adoraban dioses como Wodan y Thor.

El Imperio Romano había caído y los reyes burgundios gobernaban Suiza. Luego los francos los expulsaron. Bajo el reinado de los carolingios se firmó el Tratado de Verdun. Desde ese momento Burgundy, Lorraine y Alemannia pasaron a ser parte del Sacro Imperio Romano.

En el siglo X el poder de los carolingios se había desvanecido. Los sarracenos y magyars saquearon ciudades como Basilea y St. Gallen. Otto I derrotó a los magyars en el 955. Integró la zona a su Sacro Imperio Romano.

Durante el siglo XI los zähringens fundaron ciudades como Berna, Thun, Murten y Fribourg. Cuando al comienzo del siglo XIII la dinastía Zähringen terminó, la Casa de los Habsburgo compitió con los kyburgians por el control sobre estas regiones. Finalmente, triunfaron los Habsburgo.

En 1291 los cantones antes mencionados Uri, Schwyz y Unterwalden se rebelaron contra la Casa de los Habsburgo. Aliados en su Carta Federal Suiza derrotaron al ejército habsburgo. En el siglo siguiente Zúrich y Berna se unieron a la confederación. En 1499 los suizos obtuvieron su independencia del Sacro Imperio Romano.

El siglo XVI contempló la llegada voluntaria e involuntaria de otros cantones. Durante este siglo, Zwingli emprendió la reforma. Murió en una guerra de reforma en 1531. En lo sucesivo, se introdujo el principio de libertad de culto. Debido a ello retornó el catolicismo a Suiza.

En 1541 la reforma revivió bajó el liderazgo de John Calvin. Esto llevó al Sínodo de Dort en 1618 y 1619. Se adoptaron los Cánones de Dort, que aún constituyen el fundamento para las iglesias reformistas.

En 1648, en la Paz de Westfalia, Suiza obtuvo oficialmente su independencia del Sacro Imperio Romano, a pesar de que en la práctica la habían tenido desde largo tiempo atrás. Suiza se convirtió en una federación.

La Revolución Francesa involucró a Suiza en sus luchas. Los franceses invadieron su país vecino y declararon la República Helvética en 1798. Los cantones fueron disueltos, a pesar de que se encontraron con una gran resistencia. En el Congreso de Viena en 1815, Suiza recuperó oficialmente su independencia.

La paz se restableció pero solo momentáneamente. En 1847 se desató la guerra entre los cantones católicos y protestantes. En el transcurso de un mes fue aplacada. Esta guerra pudo haber durado poco, pero llevó a una constitución federal en 1848, en la cual el comercio, la legislación y las milicias pasaron a jurisdicción del gobierno federal, mientras la mayoría del resto de asuntos serían establecidos de forma autónoma de allí en adelante por los cantones. La constitución fue un éxito y desde entonces la federación suiza floreció.

Durante las dos Guerras Mundiales, Suiza mantuvo su neutralidad. Los alemanes tenían planes de invadir Suiza en la Segunda Guerra Mundial, pero en realidad nunca lo hicieron.

En 2002 Suiza se unió a las Naciones Unidas. Suiza no es miembro de la Unión Europea. En 2005 firmo el Acuerdo de Schengen y la Convención de Dublín.

Sociedad y Cultura

Suiza tiene unos 7.5 millones de habitantes. Una quinta parte de la población no es originaria de suiza. Los serbo-croatas, albanos y turcos son importantes minorías.

Los cantones de la meseta suiza están más poblados. Allí, la mayoría de los habitantes son protestantes. En los Alpes viven mucho menos suizos. La economía de esta región está basada fundamentalmente en la agricultura. El catolicismo está ampliamente difundido. Más del 40% de la población es católica. La misma cantidad de suizos son protestantes. Otras religiones representadas en Suiza son el budismo, el islamismo y el judaísmo.

Hay cuatro lenguas oficiales. El alemán es la lengua materna para más del 60% de la población. Esta lengua alemana es denominada alemán suizo y varía bastante del alto alemán tal como se enseña en Alemania. El 20% de los suizos habla francés. El italiano es hablado por el 6.5% y el romance es hablado por el 0.5%. Este último grupo de gente vive principalmente en la zona del cantón de Graubünden.

Los cantos al estilo tirolés suizo son una costumbre fundamentalmente de las regiones montañosas en eventos folclóricos. A veces el canto tirolés es acompañado por la trompa de los Alpes. Los suizos son famosos por su disciplina. El orden también es importante para ellos.

Situación política

Suiza es una república federal democrática. El país está dividido en 26 cantones oficiales. Tienen una amplia autonomía. Cada cantón tiene su propia constitución y sistema legal. Además, el cantón tiene un gobierno y parlamento.

El parlamento nacional suizo está formado por dos cámaras. El Consejo Nacional tiene 200 miembros. La división es representativa según el número de habitantes por cantón. La segunda cámara es el Consejo de Estados Suizos, que tiene 46 miembros. Cada cantón está representado en este consejo por dos miembros. Los seis cantones medios están representados por uno.

El gobierno suizo tiene siete ministros. Es denominado Consejo Federal Suizo. El parlamento elige al Consejo Federal. El presidente de Suiza es elegido por el parlamento por un período de un año. El presidente preside el Consejo Federal.

Economía

La economía suiza es una de las más capitalistas del mundo. En general, el estándar de vida en Suiza es alto. El sector bancario, la industria química y farmacéutica y el turismo, entre otros, son sectores importantes de la economía.

El sector financiero está concentrado principalmente en Zúrich, Ginebra y Lugano. En Basilea se concentra la industria química, farmacéutica y biotecnológica.

Suiza atrae a muchos motociclistas y senderistas. En invierno, enjambres de personas se dirigen a los Alpes para practicar deportes de invierno.

En Suiza la moneda es el franco suizo.

Geografía y Clima

Suiza está en el centro de Europa, rodeada por Francia, Alemania, Austria, Liechtenstein e Italia. El país es montañoso y ocupa 41.290 kilómetros cuadrados. Suiza es el país de los Alpes. Esta cadena montañosa se extiende desde el sur al sudeste y cubre la mitad del país. El pico más alto es Dofauspitze con 4634 metros de altura. Sin embargo, el pico más famoso es el Matterhorn. Este último tiene 4478 metros de altura. En el noroeste está la Jura. Es una cadena montañosa más pequeña que continúa en Francia. Las montañas de la Jura terminan en la Meseta Suiza. El río Rin forma una frontera natural con Alemania en el norte. En Schaffhausen el río ruge hacia Alemania con cascadas magníficas. El Ródano y el Aar también fluyen a través de Suiza. Alemania y Suiza comparten el Lago Constanza, o el Bodensee como se lo llama en alemán. Otros grandes lagos de Suiza son el Lago Ginebra, Lago Neuchâtel y el Lago Lucerna.

A parte de las regiones de Jura y los Alpes, hay otros dos paisajes en Suiza. La antes mencionada Meseta Suiza está entre la cadena montañosa Jura y los Alpes. La zona se extiende desde el Lago Ginebra hasta el Bodensee. La meseta alta tiene cerros de entre 400 y 600 metros. Los cerros están cubiertos por praderas y bosques. La región cubre casi un tercio del país. La mayoría de los suizos vive en esta zona. Las grandes ciudades como Zúrich, Ginebra y Berna están situadas en la meseta. El noroeste de Suiza está sobre la cadena de Jura y cubre solo una décima parte del país entero. La famosa ciudad de Basilea está allí.

El clima suizo varía considerablemente entre las diferentes regiones. Los veranos son generalmente cálidos con algunas lluvias por aquí y por allá. En invierno las montañas se cubren de nieve. Las condiciones climáticas pueden cambiar repentinamente. En las partes bajas del país los inviernos son menos fríos, pero más nubosos.

El foehn es un viento cálido mediterráneo que puede levantarse de repente en verano. En otoño usualmente es cuando llueve menos.

Tráfico e Infraestructura

La red de carreteras de Suiza es excelente. Las rutas están bien mantenidas y en general no hay muchos atascos de tráfico. Las señales también son claras. En casi todas las autopistas se obliga a usar un distintivo. Además, en ciertos pasos de montaña se cobra peaje. En autopistas se puede conducir a 120 km/h. En zona urbana el límite es de 50 km/h y fuera de estas áreas se puede ir a 80 km/h.

Viajar en autobús también es una buena opción. Tanto en las poblaciones como también entre ciudades y pueblos hay autobuses con varias frecuencias.

La red de trenes de Suiza es extensa. Viajar en tren es rápido y muy confortable. Los trenes son limpios, tienen varias frecuencias y los horarios son fiables.

Algunos grandes aeropuertos internacionales son el Aeropuerto Internacional de Zúrich y el Aeropuerto de Ginebra. Los viajeros también pueden entrar y dejar Suiza desde el Aeropuerto de Basilea, Aeropuerto de Berna y Aeropuerto de Lugano. El Aeropuerto de Lugano tiene la característica especial de ser tanto suizo como francés.

Comida y Bebida

Platos suizos famosos son rösti y raclette. Rösti es un plato originario de la zona germano hablante de suiza. En el cantón de Berna los granjeros solían comerlo en el desayuno. Consiste en patatas peladas que se hornean con forma redondeada. Puede agregarse tocino, queso, manzana o cebolla. Los quesos suizos en general gustan mucho. Algunas variedades famosas son emmental, gruyère y appenzeller. El chocolate suizo se hace desde el siglo XVIII.

En el valle, en el sur de Suiza el clima es propicio para la viticultura. Especialmente en el cantón y alrededor del Lago Ginebra hay muchos viñedos. Los cantones de Vaud, Neuchâtel y Berna también producen vinos. Los vinos suizos no son altamente elogiados. Los vinos son predominantemente consumidos en Suiza.

Zona horaria

En Suiza el horario es GMT/UTC +1. En verano el reloj se adelanta a GMT/UTC +2.

Alojamiento

Aquí hay abundancia de hoteles. Hasta los huéspedes con deseos especiales tienen la oportunidad de elegir entre una gran variedad de hoteles. Algunos de los hoteles en Suiza son conocidos por su bella, idílica ubicación. Otros son atractivos para padres con hijos. Hoteles económicos y hoteles lujosos, un lugar donde dormir en una cadena hotelera o un hotel familiar; todo es posible.

Los bed & breakfast son también muy populares en Suiza. El sistema de clasificación que se usa es el de cinco estrellas, similar al sistema usado por los hoteles. Frecuentemente hay personas que ofrecen casas de huéspedes de forma privada. A veces también es posible pasar la noche en una finca.

En todas las grandes ciudades, como Basilea, Berna y Zúrich, se encuentran albergues; pero también se los halla en conocidos complejos de esquí. Hay casi 60 albergues en Suiza. Algunos están situados en hermosas y antiguas casas de campo, otros en modernos edificios. En las zonas rurales, en las montañas y en las ciudades, los viajeros siempre pueden pasar la noche en alguno de los albergues. Algunos monasterios también ofrecen sitios donde pasar la noche.

Los campings suizos en general están bien atendidos y a menudo están situados en hermosos sitios.

Enlaces externos

Para más información sobre Suiza, se recomienda Google y los siguientes enlaces: